Ensemble Lauda: privilegio del Medioevo para la contemporaneidad

Por Daniel Noriega

Como inmenso regalo a  la presente  etapa estival, resultó la actuación del Ensemble Lauda  que dirige  Henry Vidal, en la sala de conciertos de la antigua Iglesia de Paula del Centro Histórico habanero.

Un difícil reto ha venido enfrentando la agrupación, durante algunos años,  al asumir una música tan alejada de nuestra contemporaneidad.

Reconozcamos que la música barroca y renacentista es encontrada con mayor frecuencia  en los escenarios cubanos. Sin embargo, en lo que al Medioevo, se refiere implica  investigaciones, solvencias logísticas y apoyos institucionales  que casi nunca coinciden, o aparecen eventualmente.

El Ensemble Lauda ha dado pasos firmes y certeros en lo que a la música históricamente informada se refiere, y es que la misma posee un estilo singular, atendida por artistas de oficio demostrado; así como un vehemente deseo en defender y difundir lo que evidentemente aman.

De esta premisa parte el florecimiento del proyecto  tras  trabajar  sin pausas, traspasando barreras que siempre impone la adición de un proyecto tan  valioso en nuestro medio musical, ante agrupaciones establecidas  de demostrada calidad artística.

Un asentado  programa con  obras de Philippe le chancellier, quien fuera canciller de París en el siglo  XII,  hizo transcurrir la tarde del 19 de julio, entre cantos, danzas  y declamaciones.

En particular sobresalieron el Ave gloriosa en armoniosa conjunción instrumental, así como el Canticun exercuit, demostrando que Claudia Almanza, Gabriela Carbayo, Reinaldo Ponce y el propio Henry Vidal conocen, estudian, entienden, dominan   y disfrutan sus  instrumentos  a través de las ejecuciones  de viella, citolon, flautas, pitanos, cítolas y percusiones.

Otros momentos de altísimo vuelo estético vinieron a través de voces centradas y afinadísimas en cantos marianos, a través del Ave nobilis, venerabilis María y el Ave gloriosa mater salvatoris, además de Verbum bonum et suavis,  interpretadas por Ivón Fascenda, Kirenia Corzo, Yanelis Smith, Gabriela Carbayo y la adición del director del conjunto.

Pero el pleno  hacer devino  del propio quinteto de voces asumiendo  Flos in monte cernitur, haciéndose acompañar por siete clochétes, donde voces e instrumentos se entretejieron en  excepcional resultado para brindar una sonoridad como salida del propio medioevo.

Asimismo, el  final  del programa a modo de tutti con  Luto carens et latere, trajo otra arista de complacencia plena en armonías, texturas y dinámicas bien dominadas.

Mención merecen las participaciones Jordanis Guzmán, como juglar, en la declamación de textos latinos; algo que, sin dudas, ambienta y ornamenta a modo de hilván un programa balanceado y rítmicamente productivo.

Tras las ovaciones del público, Lauda dispuso como encore  la   danza  bailada  por los propios intérpretes, con pleno refinamiento y sin mayores pretensiones que el respeto por lo que hacen.

Con una sonoridad funcional, coherente y respetuosa supieron convencer, porque estamos en presencia de un proyecto donde priman, en un mismo nivel, candidez y autenticidad.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close